BDSM Argentina
DERRIBÁ LOS TABÚES

Fetichismo - Parcialismo de Pies

Fetichismo - Parcialismo de Pies

El fetichismo (sexual) consiste en la excitación erótica generada por un objeto o parte del cuerpo en particular. Algo que nos calienta mucho por sobre otras cosas. 

Como todas las prácticas que abarca el BDSM, deben estar enmarcadas en un contexto sano y de consenso real entre las personas que lo practican para que  las mismas no afecten a nuestra salud física ni emocional. 

El fetichismo de pies, entonces, es la excitación a través de los pies y actividades que los involucren. Hay quienes prefieren llamarlo “parcialismo” porque el fetichismo suele estar relacionado con objetos no vivos, como un zapato o un material como el látex, y este no es el caso. 

Para comprender mejor de qué se trata este fetichismo o parcialismo, hablamos con Juan Matías un fetichista de pies quien nos respondió algunas preguntas que nos servirán de guía en este recorrido del placer.

¿Qué significa para vos ser fetichista de pies? 

-Considerarme fetichista de Pies significa muchas cosas, pero sobre todo lo que significa libertad. Es poder expresar mis deseos de tipo más profundos, en términos tan profundos como son aquellos que hablan de nuestra pulsión sexual. Diría que en términos ya gnósticos es "deconstruir", al liberar lo más indómito, solo controlado por siglos de adoctrinamiento ético/moral. 

Todes nos podemos sentir interpelados con esta respuesta porque el BDSM se trata un poco de eso, de poder liberarnos a nivel sexual y no privarnos de disfrutar de lo que nos excita por el condicionamiento sociocultural impuesto. 

¿Hay muchas prácticas que realizas con “los pies” como fetiche? ¿cuáles? 

-Sí, ciertamente realizo un montón de prácticas de Fetichismo de Pies. Foot-whorship (adoración de pies), Tickling (cosquillas), masajes, Foot-smother (ahogar con los pies), Trampling (pisotear), Foot-job (masturbar con los pies), Bastinado de Pies...y la lista sigue. Cada una creo que moviliza diferentes aspectos y representa para uno mismo diferentes cosas (me refiero tanto individualmente, para mi como individuo,  diferente de otro con otras significaciones disímiles sobre lo mismo,  como con las diferentes prácticas en cuanto a la que cada una despierta en mí). Por lo tanto, solo hablando de mi persona y considerando el hecho que cada uno es un mundo, cada práctica tendrá su lugar en el espectro llamado "calentodromo" para ubicar la peculiaridad que cada una de esas prácticas genera. Además de la práctica en sí misma, un aspecto importante que actúa de variante, es lo que te genera particularmente la persona con la que estás sesionando, de manera tal que la misma práctica pero con persona diferente podría cambiar cabalmente los lineamientos motivacionales de la práctica.

Siempre hablamos de que lo primero que nos tiene que pasar con la otra persona es conectar, que haya piel. El BDSM, los fetichismos, no son mágicos. Si une no conecta con el otre, algo que nos encanta puede resultarnos incómodo o aburrido o peor aún, una muy mala experiencia. 

¿Te consideras fetichista de pies únicamente o te identificas con algún otro rol como Dom, sumi, switch, etc.?

 -Me gusta decir que ante todo soy "Fetichista de Pies", porque eso es lo que permanece inalterable en mí. Luego, si la persona con la que sesiono me genera mucho puedo llegar a interpretar algún rol. .En una visión simplista podría decir que si "fetichismo" no es un rol entonces lo más cercano a lo que me siento es Switch; pero aún así nunca me terminé de familiarizar con ese término puesto que para mi es más correcto  ( al menos yo me siento más incluido) la disposición del uso del término "Top" y “Botton”. Me encuentro mucho más afín con este concepto, porque en términos de rol me siento desclasado o sin una categoría. Así mismo el 'Daddy' me pinta bien y lo disfruto bastante cuando lo ejerzo.

Es importante entender que cada une vive el BDSM como quiere y que no hay situaciones que estén bien o mal mientras sea dentro de un marco seguro y de consenso real. En alguna época conocida como “la vieja escuela", solamente se consideraban y respetaban como “roles” el DOM, SUM Y SWITCH, dejando afuera a muchísima gente que no se sentía cómoda con esas etiquetas aún realizando prácticas BDSM. A medida que fue pasando el tiempo, se fueron agregando otros roles y aceptando la idea de que une puede no sentirse identificado con uno de estos roles. 

¿Tu actividad sexual tiene que pasar siempre por ahí para que puedas excitarte a nivel sexual? 

-Bueno, esta pregunta me es bastante curiosa de responder, porque la verdad es que no. No lo necesito, lo elijo. Podría prescindir de los pies por completo en la intimidad con una persona sin problema alguno (¿de hecho no sería así la vida incluso más fácil ?),  pero los fetichistas somos caprichosos, o al menos yo. La verdad es que ya hace años opté por ser sincero con mis convicciones, no traicionarme en nada o lo menos posible en defecto, más entonces aún con un tema capital como ser de estos, que nos definen en el fuero más íntimo. Por lo tanto, se puede omitir, obviar, dejar de lado mi fetiche en un encuentro, incluso podría hacerlo en una relación, pero decido no hacerlo, porque creo que hacerlo sería renunciar a una parte de mi mismo que por filosofía no quiero negociar.

¿El fetichista de pies es sólo quien realiza la práctica en otros pies o también para quién recibe?

-Según lo creo, Fetichista de Pies es aquel que siente placer en el ejercicio de las prácticas que involucran a los pies. De ahí en más se torna un poco variopinto. Por ejemplo la persona que está recibiendo un masaje puede no ser Fetichista de Pies pero puede disfrutar del masaje, a su vez podría sentir diferentes tipos de placer con el mismo, podría tal vez excitarse con la presión puesta en el masaje, o por su simbolismo, o por ejercer un rol particular a la hora de ese masaje, obviando el hecho que también podría ser Fetichista de Pies, claro.

Destacamos la importancia de autoexplorarse en busca de una sexualidad que nos llene, que nos motive; Dónde encontramos con la libertad para expresarnos y vivir el placer plenamente. 

La importancia de conectar con el otre es fundamental para maximizar toda práctica. Es importante entender que más allá de lo que el imaginario quiere que creamos, las prácticas o los fetiches “persé” no son el fin sino el medio. Es cierto que poder expresar o materializar nuestro fetiche nos ayudará a tener una experiencia más placentera que si no lo hiciéramos, pero si a esto le sumamos el estar conectado y confiar en el otre entonces la experiencia crece exponencialmente.

Los diferentes matices y los gustos tan personales hacen que no haya un solo modo de vivir cada una de estas experiencias, por eso la vivencia del otre nos ayuda a entender y sentirnos acompañades, pero llegar depende de cada une. 

 Cada une vive su fetichismo, su gusto, su rol, su sexualidad como quiere y todo es adaptable. 

Le agradecemos a Juan Matías por tan valiosa información y por tanta claridad en sus respuestas. 

 

Contactos

Para todo tipo de preguntas sobre clases individuales o grupales, comentarios e inquietudes; por favor completá el formulario a continuación: